ACTUALIDAD

Atención comerciantes chilenos: en Argentina hablan de “furor” por las compras

En varios sectores destacan el movimiento comercial permanente, en especial de los habitantes de Mendoza. Según la Cámara de Comercio de Santiago, en la última década el gasto se triplicó.

Por Martín Lubowiecki, corresponsal en Mendoza Chicureo Hoy.

“La ropa y la tecnología en Chile cuestan casi la mitad. Incluso, hay quienes especulan con que aún abonando los impuestos por importación, sigue conviniendo comprar allá. También hay otros productos como artículos para el hogar, juguetes, utilitario deportivo, ropa de bebé y muebles que les resultan muy atractivos a los argentinos. Al ser Chile un país con múltiples acuerdos de libre comercio, las ofertas son muy amplias y sin impuestos, por lo que los valores finales son muy inferiores a los de Argentina” destaca un informe del diario mendocino Vox, publicada en los últimos días, con el título “Qué se puede traer de Chile, cómo hacerlo y cuánto cuesta”.

En el vecino país, con el fin del “cepo cambiario” (una restricción a la compra de moneda extranjera que había implementado el anterior gobierno de Cristina Fernandez de Kirchner, y que fue desestimada por la actual gestión de Mauricio Macri), la oferta de electrónica, artículos para el hogar y textil se ha vuelto aún más tentadora para los argentinos que visitan estas tierras y sus centros comerciales.

El fisco argentino indica que, “libre de impuestos”, se puede traer ropa y objetos de uso personal usados, así como libros, folletos, periódicos y otros artículos, nuevos o usados, que no tengan finalidad comercial, de cualquier origen, hasta un límite por vía aérea de 300 dólares por pasajero (u$s 150 para menores de 16 años) y por vía terrestre de 150 dólares por pasajero (u$s 75 para menores de 16 años). De acuerdo al detalle en la página de AFIP, esta excepción sólo podrá utilizarse una vez por mes. Cuando se excedan estas franquicias, se deberá abonar un arancel equivalente al 50% del total excedido, mediante depósito bancario en una sucursal del Banco Nación (si existiere en el lugar de arribo), o a través de Tarjetas de Crédito y/o Débito autorizadas por la AFIP, o en efectivo, en las Aduanas habilitadas. Al regresar a su país, los argentinos deben presentar las facturas de compra de las mercaderías adquiridas, para determinar el valor de los bienes que componen el equipaje. Caso contrario, se tomará el valor que establezca la autoridad aduanera.

Lo que sí  y lo que no

Los argentinos que viajen a nuestro país pueden comprar (habilitados por las autoridades impositivas): Televisores (LED, LCD y Plasma), minicomponentes, home theaters, reproductores de DVD y/o Bluray, computadoras de escritorio, notebooks, netbooks, teléfonos y tablets, GPS, bicicletas, juguetes, cámaras de vídeo y/o fotografía. Sábanas, manteles, cortinas. Cubiertos, bazar, adornos. Pequeños electrodomésticos (solo uno), ropa y calzado. Aires acondicionados.

Lo que no pueden llevar es: Repuestos de ningún tipo. Cubiertas y llantas. Estéreos. Línea blanca (Lavarropas, Heladeras, Cocinas, Microondas, Secadoras) y pequeños electrodomésticos se puede traer solo uno: Mini pimer, licuadoras, multiprocesadoras, planchas, colchones, automóviles.

Datos oficiales

El tránsito de visitantes es más que importante, en especial desde el otro lado de la cordillera. La información de la Dirección Nacional de Migraciones de Argentina destaca que, durante los primeros 10 días del 2016, más 6.500 argentinos egresaron de su país con destino Chile.

Las autoridades chilenas también toman nota de este fenómeno comercial. Desde la Cámara de Comercio de Santiago (CCS) destacaron que en los últimos 10 años, “se ha triplicado el gasto de los turistas argentinos en Chile”, según un informe publicado por el diario chileno Las Últimas Noticias. Desde la entidad hacen sus proyecciones al respecto: el comercio chileno (en este sentido) crecerá este 2016 a razón de 2,6 por ciento, según las estimaciones que maneja la entidad. CH H.