ACTUALIDAD NACIONAL

Biólogo marino chileno de la ONU advierte de los nuevos peligros del océano

Junto a un grupo de expertos evaluarán por segunda vez el progreso mundial de los océanos

Cristián Vargas es oceanógrafo de la Universidad de Concepción. Él, junto a un grupo de expertos de la ONU en vida marina, evaluarán por segunda vez el progreso mundial de los océanos: los peligros de la sobrepesca, la pérdida de biodiversidad, la contaminación, acidificación y el cambio climático que amenaza las aguas. ¿Cuál es el panorama del océano en los próximos años? ¿Cómo afectan otras nuevas amenazas, como la contaminación de plásticos o fármacos?

Vargas fue convocado para indagar en estos asuntos el pasado 17 y 18 de diciembre. La ONU lo invitó en calidad de experto (es director del Núcleo Milenio Centro para el Estudio de Forzantes Múltiples sobre Sistemas Socio-Ecológicos Marinos de la Universidad de Concepción) para una reunión en Ecuador, donde se realizó el segundo ciclo del Regular Process for Global Reporting and Assessment of the State of the Marine Environment, según informa El Mostrador. 

El evento pretende recopilar información y datos del estado del océano con el fin de preparar una segunda evaluación mundial, para lo cual contó con un total de 50 participantes de 27 países distintos.

En el caso puntual de Chile, Cristián Vargas afirma que no difiere mucho de los problemas a nivel mundial: la sobrepesca, la pérdida de biodiversidad, la contaminación y acidificación del océano. Pero también añade los nuevos problemas emergentes que son, según sus palabras, “elementos que es imposible no considerar”, como contaminación de plásticos -que en nuestro país llega principalmente por ríos de agua dulce-, por dioxinas y furanos de la industria de la celulosa y los metales.

En cuanto al grave problema del cambio climático en Chile, se espera “un aumento de la temperatura promedio en Chile, el que se estima que ocurra en un gradiente de mayor a menor, desde norte a sur y desde cordillera a océano”. Asismimo, con la reducción de precipitaciones, Vargas afirma que se espera una “disminución de descarga de agua dulce en océanos”. Esto trae como consecuencia cambios drásticos en el hábitat químico y físico, perjudicando especies marinas de la zona costera.

Para Vargas, el gran problema en Chile es que no se cuenta con sistemas de observación del océano que se apoyen en el Estado, considerando, como afirma el experto, que el país “es 100% marítimo”. El Centro Musels donde Cristián Vargas trabaja está activamente colaborando con “sociólogos, economistas, oceanógrafos, ecólogos y biólogos para generar herramientas que nos permitan adaptarnos a estos cambios actualmente en curso” para así tener un plan de contingencia y evitar nefastas consecuencias en nuestros mares. CHH