ACTUALIDAD INTERNACIONAL NACIONAL

Canciller Heraldo Muñoz desafió a Evo Morales en redes sociales

El ministro apostó a que el mandatario “no se aguanta una semana sin tuitear alguna cosa sobre Chile”.

Foto: El Mercurio

El canciller Heraldo Muñoz desafió a Evo Morales a aguantarse las ganas de usar su cuenta de Twitter para publicar mensajes contra Chile, y en el Gobierno de Bolivia su exhorto no fue bien recibido.

“Yo haría un desafío al Gobierno del presidente Evo Morales, al propio Presidente Evo Morales: que no tuitee respecto de Chile una semana, y si no tuitea, a los periodistas que están acá, por lo menos a los periodistas chilenos, yo les pago una cena”, dijo Muñoz.

Morales “no se aguanta una semana sin tuitear alguna cosa sobre Chile”, agregó el ministro, de acuerdo con la agencia EFE.

El “desafío” aparentemente no fue aceptado, pues Evo Morales volvió a mostrar su faceta tuitera y escribió: “Que sepa el mundo (la) verdadera agresión es la invasión de 1879, para arrebatarnos 400 km de costa en el Pacífico y 120.000 km2 de territorio”.

Las declaraciones del ministro Muñoz fueron respondidas con dureza por el vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera: “Es una autoridad descalificada, no sólo por su comportamiento errático, sino por su lenguaje, por el nivel intelectual de sus declaraciones”.

“No vale la pena ya comentar (sobre) ese señor (…) Cada vez que me preguntan de Muñoz debían acordarse que ese señor escribió hace ocho o 10 años que estaba de acuerdo con la demanda marítima de Bolivia, y ahora se ha convertido en el renegado furibundo número uno en contra de nuestro justo derecho”, sostuvo Gacía Linera, según reproduce EFE.

Aunque el vicepresidente no precisó a qué circunstancia se refería, hace cuatro años hubo una polémica en Bolivia por un libro escrito por Muñoz en 1986, que algunos medios interpretaron como un apoyo a teorías de la demanda marítima boliviana, pero tal versión fue rechazada por las autoridades de Santiago.

De cualquier modo, García indicó que el canciller chileno “es una persona que no tiene consistencia intelectual, que no tiene entereza de principios y que puede decir lo que le da la gana según cómo sopla el viento”.