ACTUALIDAD INTERNACIONAL

Estados Unidos: Procesan a joven por alentar con mensajes el suicidio de su novio

Su pareja Conrad Roy se quitó la vida en 2014. Actualmente el juicio está en curso en Massachusetts, Estados Unidos.

Foto: Splash New

Una joven estadounidense de 20 años identificada como Michelle Carter, arriesga ser condenada a una pena de cárcel equivalente por haber inducido al suicidio a su novio, Conrad Roy. Éste se quitó la vida en 2014 mediante una intoxicación por dióxido de carbono.

La Fiscalía de Massachusetts acusa a la joven -en un mediático juicio que comenzó ayer martes- de haberlo presionado para que se quitara la vida y así pudiera concitar atención hacia ella misma.

“Quería ser “la novia del chico que se suicidó”, sostuvo la fiscal Maryclare Flynn.

“Ella usó a Conrad como peón en un juego enfermizo de vida y muerte en busca de atención”, dijo la persecutora, según ABC News.

Flynn ha detallado una serie de mensajes de texto mediante los cuales Michelle Carter preguntó una y otra vez a Roy -quien padecía una depresión- si iba a dar el paso y cuándo, empujándolo a terminar con su existencia, al nivel de escribirle: “Hazlo y punto”.

El tema, no obstante, genera debate: “¿Puede una persona ser condenada por homicidio pese a no estar presente cuando la víctima falleció? ¿Bastan las palabras de una persona para condenarle por homicidio?”, plantea el diario español El País.

La defensa de Carter alega que Conrad Roy teía un historial depresivo desde el divorcio de sus padres y tras sufrir abusos de familiares. La novia sólo se habría limitado a apoyarlo en su decisión, dice el abogado Joseph Cataldo.

“Estarás feliz al fin en el cielo. No más dolor”; “Es normal que tengas miedo, estás a punto de morir”; “Así que no lo vas a hacer, todo eso para nada…Estoy tan confundida, estabas listo y decidido”; “Sólo anda a algún lugar con tu auto. No hay nadie afuera ahora, porque es una hora extraña”; “Hazlo y punto. Es lo que querías hacer, es el momento adecuado y estás listo”.

Éstos son algunos de las decenas de mensajes que la joven dio a su novio, y que ahora sirven de prueba en el juicio.