ACTUALIDAD INTERNACIONAL

Colapso informático genera cierre e incertidumbre en paso Los Libertadores

El coordinador provincial del Paso Integrado Cristo Redentor, Néstor Majal indicó que ya son 900 los camiones que están a la espera para cruzar a Chile.

Durante la jornada de ayer, la aduana chilena Los Libertadores colapsó tras un problema informático; y hoy continúan los problemas.

A raíz de esto, las autoridades indicaron que aún no han resuelto la situación que impide hacer los trámites para poder cruzar el país, por lo que recomendaron que no se suba a Alta Montaña para intentar llegar a Chile, debido a que, en principio, no se habilitará el paso.

El coordinador provincial para el Paso Integrado Cristo Redentor, Néstor Majul, comentó  que aún no se soluciona el problema informático que obligó a cerrar el tránsito hacia el vecino país.

De acuerdo al funcionario, ayer hubo muchos problemas en la montaña debido a que muchas personas se resisitían a bajar y querían esperar en la montaña la habilitación del tránsito.

“Vimos en muchas personas un acto de autoflagelo”, dijo Majul al comentar que muchos autos no querían hacer caso a las autoridades que les pedían bajar porque no estaban dadas las condiciones para esperar en alta montaña.

“Había 30 autos en Puente del Inca y se querían quedar ahí”, comentó. Después de muchas explicaciones e insistencia finalmente bajaron, algunos a Uspallata y otros a Mendoza.

Con respecto al tema que provocó el corte del tránsito, Majul dijo que la última información que recibió indica que todavía no está solucionado el problema informático que tiene la Policía de Investigaciones de Chile. Del mismo modo recalcó que ya son 900 los camiones que están a la espera para cruzar a Chile.

COLAPSO DEL PASO

Desde ayer al mediodía se evidenciaron fallos en el sistema de la aduana trasandina lo que causó demoras en primera instancia y luego el mal momento para los automovilistas que tuvieron que regresar a Uspallata, ya que el inconveniente no se solucionó.

La gran cantidad de coches que comenzaron acumularse sobre el corredor internacional antes de la aduana de Los Libertadores y la desinformación de quienes aún se encontraban a kilómetros del complejo, provocó un colapso total en la zona y un gran malestar para los conductores, turistas y camioneros.

Según denunció la Asociación de Propietarios de Camiones de Mendoza (Aprocam), la situación se volvió confusa y cuando vieron que los camiones seguían pasando, ya que realizan aduana en Uspallata, algunos particulares bloquearon la frontera en Las Cuevas.

Esta cadena de inconvenientes provocó largas colas en el regreso a Uspallata y el retorno a Mendoza de algunos vehículos turísticos, con demoras de 11 horas.