ACTUALIDAD NACIONAL

Instituto Nacional de Derechos Humanos estudia querella contra gendarmes por “torturas” a presos desnudos

El organismo calificó los hechos como “de extrema gravedad”.

El Instituto Nacional de Derechos Humanos anunció que prepara un recurso de amparo a favor de 99 personas privadas de libertad en la Cárcel de Valdivia que fueron víctimas de maltrato y “eventuales torturas”.

El organismo indicó que estudia querellarse a raíz de un video grabado por un interno el pasado 12 de agosto donde se ve a reos desnudos que son obligados a hacer sentadillas por parte de personal de Gendarmería, quienes, bastón en mano y a base de golpes, les dan instrucciones.

La jefa regional del INDH, Constanza de la Fuente,  indicó que en el registro se aprecian “tratos degradantes para las personas”, donde ocho reos fueron escogidos al azar para hacer los ejercicios físicos, y “fueron duramente golpeados con golpes de puño y pie, rociándoles gas pimienta sobre sus rostros”.

Luego, el 15 de agosto, ocurrió un segundo incidente, en que dos internos fueron allanados: “Seis gendarmes ingresaron a la celda, golpeándolos y arrojándoles gas pimienta. Uno de los internos se encuentra actualmente en el Hospital de Gendarmería con lesiones en su cabeza, y el otro en una celda de castigo con golpes de bastón por toda su espalda”, relató De la Fuente mediante un comunicado.

Un tercer procedimiento ocurrió el 16 de agosto y en él los habitantes del módulo 43 de condenados (53 internos) fueron “allanados preventivamente”. En tal acción “fueron desnudados completamente en el patio del módulo y obligados a hacer sentadillas, con la presencia de gendarmes y perros sin bozal”, detalló la funcionaria.

“Durante la semana se afectó la seguridad individual de 99 internos del penal en procedimientos extremadamente violentos y atentatorios a su dignidad humana, con prácticas generalizadas de desnudamientos, forzamiento a la realización de ejercicios sin sus ropas, con un empleo desmedido de la fuerza física, agrediendo física y psíquicamente a los internos”, resumió Constanza de la Fuente.

“Hechos de extrema gravedad”

La jefa regional del INDH agregó que “las situaciones descritas no son nuevas en el penal de Valdivia”. Por ejemplo, el 8 de agosto de 2017 en una sentencia de la Corte de Apelaciones de Valdivia acogió un recurso de amparo constitucional presentado por INDH a favor de las mujeres del mismo centro penitenciario relativo a la “prohibición a la realización de este tipo de procedimientos que incluyan el desprendimiento total de sus vestimentas, registros corporales invasivos y la realización de sentadillas (…), por ser vulneratorias a la Constitución, a la Convención Americana de Derechos Humanos y a las Reglas de Bangkok de Naciones Unidas”, sostuvo.

Rodrigo Bustos, jefe de la Unidad Jurídica Judicial del INDH, afirmó que “los hechos denunciados ocurridos son de extrema gravedad puesto que incluso podrían revestir los caracteres de tortura”.

“El Instituto Nacional de Derechos Humanos presentará las acciones judiciales correspondientes dirigidas a proteger a las víctimas y a sancionar a los responsables. Es fundamental que Gendarmería adopte las medidas necesarias para que este tipo de conductas no se repitan y de esa forma se cumplan las obligaciones internacionales del Estado en materia de prevención de la tortura”, sentenció Bustos.