ACTUALIDAD NACIONAL

Jóvenes chilenos lideran ranking de horas navegando en internet

“El adolescente promedio es absolutamente dependiente de la tecnología y los smartphones. O como se dice técnicamente ‘nomofóbicos’”, aseguró el experto en medios digitales Ronny Majlis.

En los últimos años, los avances tecnológicos y el desarrollo de las relaciones interpersonales se han fusionado de una manera sorprendente. Hoy, no estar en la red es casi un pecado mortal que puede traer consecuencias sociales, personales y profesionales. En este sentido, los últimos resultados de las pruebas Pisa entregados por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) arrojaron que un 40% de los adolescentes chilenos pasa entre 2 a 6 horas diarias navegando en internet, ya sea en sus smathphones, tablets o computadores.

Las estadísticas de la OCDE, organismo que agrupa a 35 países, incluidos Chile, dio como resultado que un 16,1% de los jóvenes de 15 años en el mundo, pasan más de 6 horas diarias navegando por internet fuera del horario académico. En nuestro país, un 31,9% de los adolescentes aseguró estar más de 6 horas en línea, mientras que el promedio regional alcanza un 24,3 %.

“El adolescente promedio es absolutamente dependiente de la tecnología y los smartphones. O como se dice técnicamente ‘nomofóbicos’. Diversos estudios realizados en Chile muestran que los adolescentes se comunican más por medios digitales para invitarse o decirse cosas que en vivo”, asegura Ronny Majlis, experto en medios digitales y Gerente General de The Cow Company.

Otro estudio reciente realizado por la Agencia de Calidad, dio como resultado que el 91% de los estudiantes del país, aseguró usar redes sociales o servicios de mensajería después del colegio. “El rendimiento escolar se ve afectado fuertemente por la dependencia a estos dispositivos. Este daño en la capacidad de concentrarse es más aguda en redes sociales que en videojuegos”, asegura Ronny Majlis. Y agrega: “La posibilidad de distraerse es altísima, ya que se reciben estímulos externos sin poder poner las barreras a priori. La capacidad de relacionarse cara a cara también es una pérdida importante. Esto se ve manifestado claramente en reuniones sociales o familiares, donde se pierden instancias de compartir. Los jóvenes se meten en su mundo y casi no levantan la vista”.

La seguridad tampoco es un tema menor a la hora de evaluar la cantidad de horas que los adolescentes pasan conectados en la red. Un reciente estudio de Movistar y la empresa McAfee arrojó que un 44% de los padres de menores entre 8 y 17 años tienen las claves de las cuentas de redes sociales de sus hijos. “El desarrollo tecnológico y económico de Chile, más su alto acceso a créditos, permite que casi cualquier persona pueda optar a un smartphone y a un plan de datos. Tampoco hay regulación en cuanto a quienes pueden o deben tener acceso a estos dispositivo”, agrega el experto.

Actualmente, existen aplicaciones que buscan controlar el acceso a internet o la cantidad de tiempo que se dedica a navegar a través de un smathtphone. “Checky”, permite ver cuántas veces al día se revisa el celular; “Quality time/ moment” entrega estadísticas detalladas de las aplicaciones más usadas; “Break free” permite el control parental de lo que están viendo los niños; y “Face up” evalúa el nivel de adicción y propone retos para liberarse del celular.