ACTUALIDAD NACIONAL

Opus Dei afronta su primera denuncia por abuso a menores

Mientras procede la investigación se ha tomado como medida cautelar que el sacerdote no pueda ejercer públicamente su profesión.

Desde hace un tiempo que la Iglesia Católica enfrenta una crisis por las crecientes denuncias de abusos sexuales y a menores en Chile y el mundo. El movimiento católico Opus Dei en Chile, sin embargo, había permanecido invicto hasta ahora. Hoy debe afrontar por primera vez acusaciones a uno de sus sacerdotes.

Se trata de Patricio Astorquiza, de 82 años. Los antecedentes del imputado se refieren a 2 casos registrados que se remontan hacia década de los noventa. La acusación se hace por acoso persistente y abuso con presunta connotación sexual, según informó la misma congregación mediante una declaración difundida por su Departamento de Comunicaciones. La investigación previa se habría realizado en octubre del año pasado por el vicario regional del mismo movimiento, Sergio Boetsch. Mientras procede la investigación se ha tomado como medida cautelar que el sacerdote no pueda ejercer públicamente su profesión.

Según informa Radio Universidad de Chile, el Opus Dei anunció que Astorquiza estaba siendo investigado en un comunicado publicado el pasado viernes 1 de febrero:

 “Informamos que en los últimos dos meses hemos recibido dos denuncias en contra del sacerdote de la Prelatura del Opus Dei Patricio Astorquiza (82 años) sobre hechos ocurridos hace aproximadamente veinte años cuando los denunciantes eran menores de edad. Las denuncias fueron presentadas en el contexto del servicio de escucha de Mons. Scicluna ante el Departamento de Prevención de Abusos de la Conferencia Episcopal de Chile. Se refieren a un acoso persistente en el tiempo y a un abuso de conciencia, ambas con posible connotación sexual. Siguiendo las indicaciones de la Conferencia Episcopal lo ponemos en conocimiento de la opinión pública a través de este comunicado”

Si bien es cierto que este sería el primer caso de denuncia para el Opus Dei en Chile, en Estados Unidos la congregación enfrenta una denuncia que incluye un presunto encubrimiento por medio de pagos a la víctima. CHH