ACTUALIDAD NACIONAL

Rafael Garay declaró por estafas reiteradas: “Destruí mi vida profesional”

“En el corto, mediano y largo plazo tampoco voy a ser capaz de generar ingresos adicionales”, indicó.

Foto: Poder Ejecutivo

Vestido con el chaleco amarillo de imputado se sentó en el estrado el economista Rafael Garay, para declarar por primera vez en Tribunales en la investigación por el delito de estafa reiterada. 

La audiencia se realizó luego de la solicitud realizada por la defensa de Garay, y en su declaración afirmó que “estoy poniendo a disposición el 100% de mi patrimonio” para reparar a las 36 víctimas que son parte de la causa. 

En su declaración, el ex rostro de la televisión afirmó además que tomó la decisión de entregar su patrimonio porque no puede acceder a nuevas remuneraciones. “Destruí toda mi vida profesional y la posibilidad de rehacerme”, dijo. 

Garay agregó también que “le doy preferencia a Víctor Mellado en el pago de la deuda por un tema emocional. Siento aprecio por él” y que “luego de que se salden créditos hipotecarios y otros, dispone de 3500 UF para responder a las víctimas”.

Ante la consulta de Sabas Chahuán, descartó haberle entregado a su hermana algún tipo de bien y aseguró que antes de dejar el país, depositó $564 millones a clientes.

Cabe recordar que de acuerdo con la investigación las estafas cometidas por Garay llegarían a un monto cercano a los $1.700 millones.

Patrimonio de Rafael Garay

El ingeniero comercial declaró que tiene un patrimonio de 3.500 UF para reparar el mal causado a las víctimas de la estafa piramidal que alcanzaría a los $1.700 millones.

Este patrimonio corresponde a un departamento que compró en 2005 en el barrio Bellavista y que, al valor de la UF actual, llega a poco más de 91 millones de pesos, cifra considerada absolutamente insuficiente por los abogados de los 36 querellantes.

En la audiencia, Garay dijo que no tiene más capital que ése, y negó haber depositado el dinero de las estafas en cuentas en el extranjero o en la moneda virtual bitcoin.

También explicó la razón para escapar a Europa con poco dinero y que no traspasó fondos a su novia rumana, con quien vivió mientras estuvo oculto en ese país antes de ser detenido y extraditado a Chile. Insistió una y otra vez en que ya no le queda nada de las platas estafadas.

El ingeniero comercial se encuentra en prisión preventiva por el delito de estafas reiteradas. Huyó del país en septiembre del año pasado y fue extraditado desde Rumania a mediados de marzo de 2017. La investigación está a cargo del fiscal José Morales, de la Fiscalía Metropolitana Centro Norte.