ACTUALIDAD LOCAL

Tres autopistas que llegan a la capital incluirán sistema “Stop and Go”

Tecnología “Stop and Go” llega a más autopistas de nuestro país.

El experimento implementado desde agosto en el Peaje Las Canteras de la ruta 57, o más conocida como Autopista Los Libertadores, ha dado buenos frutos. Según consigna Emol, la empresa VíasChile, concesionaria de la autopista, señaló que las filas de hasta tres kilómetros de autos que se generaban durante los viernes en la tarde, ya desaparecieron.

El “Stop and Go” permite que sin inscripción del usuario, se pueda utilizar cualquier caseta de peaje y pagar de forma automática con el tag de Autopista Central. De esta forma es más expedito el paso de los conductores que evitan buscar el dinero y reduce los tiempos de espera a solo seis segundos.

A partir de octubre el sistema llegará a la ruta 68, donde se implementará el para y pasa en las 18 casetas de los peajes Lo Prado y Zapata. Desde la empresa VíasChile, (controladora de Autopista Central, ruta 68 y 78) afirman que esperan igual resultado.

Christian Barrientos, de VíasChile, señaló a El Mercurio que la capacidad de las casetas aumentará considerablemente. “En una caseta con cobro manual se promedian 250 transacciones por hora al mes. En una vía con pago automático se pueden procesar 650. Se multiplica en 2,5 veces la capacidad”, afirma.

La autopista Santiago-Lampa también está implementando el servicio, el cual se encuentra en etapa de finalización de las obras. Estas contemplan cuatro pórticos quecobrarán $750 en hora valle y $1.500 en hora punta. Cabe señalar que el actual peaje Lampa tiene un costo de $1.000.

Otra de las autopistas que tendrá una modificación será la Radial Nororiente, en la que se podrán ver los pórticos del TAG instalados a comienzos del próximo año. A algunos usuarios no les pareció mucho, pero los precios tendrán una variación de $50 en horario valle, por lo que costará $1.900 en tramo Chicureo-Vitacura y $1.550 entre Chicureo y Ruta 5.

El ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga, señaló que en los futuros contratos de concesiones se implementará esta tecnología. “En las nuevas licitaciones, el uso del tag está entre los costos que debe calcular cada oferente. Cuando esté listo el túnel El Melón, la ruta Nogales-Puchuncaví y la ruta Nahuelbuta tendrán tag. En las concesiones vigentes iremos instalando el tag en la medida que estén cerca de centros poblados porque esta tecnología facilita el transporte”.

La llegada de la tecnología ha permitido automatizar un servicio que muchas veces se tornaba complejo para las autopistas, por los tiempos de espera de los usuarios y las largas filas que se formaban. Sin embargo afirma Christian Barrientos, que es fundamental en estos momentos que el Estado se haga cargo de los sistemas de cobros, por el alza sostenida de morosos del tag que según las proyecciones podría llegar a 10 millones de personas durante este año. CHH