ACTUALIDAD LOCAL

Vecina de Chicureo lidera grupo de apoyo para padres que han perdido a un hijo

Se reúnen el primer sábado de cada mes

Luego de la muerte de su hijo en la UCI pediátrica de la Clínica Santa María, Karina Silva se unió junto a su marido a un grupo de apoyo para padres que, así como ellos, habían sufrido la misma pérdida.

Al crecer el grupo, Karina, vecina de Chicureo, formó parte de su liderazgo y lo bautizó junto a otras personas como “Los Girasoles”. “Los girasoles siempre buscan la luz del sol. Cuando los días están nublados los girasoles se miran los unos a los otros y entre ellos se dan esa energía para poder estar siempre abiertos”, dice Karina a Chicureo Hoy sobre la razón que explica el nombre del grupo. Tal como los girasoles, las personas en el grupo buscan la energía de otros que también han experimentado ese dolor.

El propósito de “Los Girasoles” es ayudar en un proceso de “transición”. Karina precisa que en el grupo a las personas que recién llegan “se les toma la mano” y se les muestra que “hay otros que también pasan por lo mismo”. “Así pueden compartir experiencias y les damos herramientas para que puedan seguir caminando solos. Así pueden transmutar en otra energía todo ese dolor, odio o rabia que tienen al haber perdido un hijo, para que así puedan seguir su camino de vida”, detalla.

A la reunión pasada llegaron cerca de 50 personas. Cada primer sábado del mes todos los interesados asisten a los encuentros que se realizan, generalmente, en un lugar de la Clínica Santa María. Ahí, los padres comparten sus historias. También se suman personas que quieren regalar una charla: de forma gratuita exponen ante el grupo algún tema específico. Durante la última reunión, una persona hizo una charla sobre ángeles, conto Karina. En tanto, indicó que el próximo mes les regalarán una conversación sobre cómo afrontan los duelos los hombres y mujeres dentro del matrimonio.

Al grupo se unen personas por el “boca a boca”. “Tenemos papás llegando desde muchos lados”. Hace unos días, cuenta Karina, se unió un matrimonio venezolano que perdió a sus dos hijas luego de ser atropelladas por el Transantiago.

Incluso el grupo se ha expandido en su contenido, y hace poco se crearon “Los Girasolitos”, dedicados a niños que han perdido a sus hermanos.

Karina enfatiza en que “Los Girasoles” ayuda a transmutar, buscando guiar el doloroso proceso de la pérdida y la muerte. Así, pretende dar una oportunidad a los padres que han perdido a un hijo de contar su historia; vivir con otros la transmutación de cambiar la rabia y el odio en una energía positiva

Las personas interesadas en participar, pueden buscar en Facebook: Grupo Los Girasoles – Chile. CHH