DEPORTES

Erika Olivera y su retiro: “Tuve la sensación de decir qué rico estar terminando esta carrera deportiva”.

La corredora ahora se dedicará al entrenamiento de jóvenes deportistas.

El domingo 14 de agosto sin duda quedará grabado en la memoria de Erika Olivera. La corredora chilena completó su última maratón olímpica y dijo adiós a esta competición luego de ser la primera mujer a nivel mundial en  completar cinco maratones olímpicas. Si bien Olivera estuvo lejos de los primeros lugares, esta carrera tenía otro fin: cerrar un ciclo y una larga trayectoria en la vida de la deportista nacional.

Fue en julio de este año cuando, en en una entrevista concedida a la revista El Sábado (El Mercurio), Erika Olivera confesó el calvario que debió sobrellevar desde los cinco años producto de los reiterados abusos sexuales de su padrastro. Era la primera vez que la deportista hablaba públicamente de este oscuro capítulo de su vida, el que duró hasta que tuvo 18 años y dejó su casa. En dicha entrevista, Olivera contó que dos días después de haber participado en la ceremonia de entrega de la bandera chilena de mano de la Presidenta Michelle Bachelet, fue a la Policía de Investigaciones (PDI) a realizar la denuncia. Con el paso de los días, el caso siguió su rumbo. Sin embargo Ricardo Olivera (el padrastro) se dio a la fuga dejando el país.

En ese contexto, el deporte fue un empuje en la vida de la maratonista. En la entrevista concedida al Mercurio, la corredora confesó que: “El trote me sirvió harto. Daba vueltas a la población repitiéndome: no quiero vivir aquí, quiero ser alguien (…) viví chantajeada mucho tiempo. Esto fue por once años, no había una semana que no pasara nada. Para ir a una carrera o un entrenamiento tenía que aceptar lo que él me decía: ‘¿Quieres esto? Sabes lo que tienes que hacer’. Él hacía una señal con el dedo, indicándome lo que iba a pasar, lo que íbamos a tener que hacer”.

Olivera corrió su último maratón olímpico el domingo pasado, 42 kilómetros que logró completar en poco más de dos horas con cincuenta minutos, llegando en el puesto 150 de la competición. La deportista no ocultó su emoción una vez terminada la carrera y agradeció las muestras de apoyo entregadas durante toda la carrera y el proceso de preparación .

Este martes en entrevista con Radio Cooperativa, la corredora se refirió a su retiro: “Tuve la sensación de decir ‘qué rico estar terminando esta carrera deportiva, y de la mejor manera, en un maratón olímpico’, donde me tocó estar cinco veces, y además haberlo terminado”. Asimismo, la deportista explicó que el proceso de preparación de su retiro se extendió por cuatro años, poniendo énfasis tanto en lo físico como mental, “para no tener esa tristeza, para que fuese un momento de felicidad, pensando en que logré todo lo que quise lograr”.

La primera participación de Erika Olivera en los Juegos Olímpicos fue en Atlanta 1996, donde ocupó el puesto 37, luego en Sydney 2000 llegó en el lugar 27, en Atenas 2004 estuvo en el puesto 58 y en Londres 2012 llegó en el lugar 64. Solo estuvo ausente en Beijing 2008, debido al nacimiento de su hija.

En tanto, la deportista continuará presente en el mundo deportivo, pero ahora como entrenadora.  CH H