GASTRONOMÍA

Receta: Huevos benedictinos

Hoy ha surgido un nuevo concepto gastronómico: “el brunch”, denominación anglosajona que invita a un desayuno tardío o una comida a última hora de la mañana.

Foto: losdatosdenatalia.com

Historia de Huevos Benedictinos

Un corredor de Wall Street retirado, Lemuel Benedict, se ideó esta receta de la nada a principios de la década de los años 60 porque, según él, le hacía bien a su resaca y la compartió en el Restaurant Delmonico’s de Nueva York, en donde bautizaron el desayuno con su apellido tras un año consecutivo de su consumo semanal.

Pero, más adelante, a finales de la misma década, se publicó en The New York Times Magazine la carta de Edward P. Montgomery, un americano que residía en Francia y que relataba cómo esa receta fue creada por E.C. Benedict, un banquero que murió en el año 1920 a la edad de 86 y la heredó a toda su familia.

Estos huevos se convirtieron en Estados Unidos en un clásico para los almuerzos dominicales, los desayunos de año nuevo, simplemente para darle una sorpresa a esa persona especial.

En la actualidad surgió un nuevo concepto gastronómico: “el brunch”, denominación anglosajona a lo que nosotros llamaríamos un desayuno tardío o una comida a última hora de la mañana. Se trata de un almuerzo más o menos frugal que puede realizarse entre las 10 y las 13 horas, es decir, la unión entre el desayuno, breakfast y el almuerzo, lunch.

Ingredientes:

  • 5 huevos
  • 4 panecillos
  • 4-8 láminas de bacon
  • 125 gr de mantequilla
  • sal y pimienta negra recién molida
  • 1 cda de jugo de limón
  • 1 litro de agua
  • 1 cda de vinagre

Preparación:

  1. Poner la mantequilla a baño maría y dejar que se derrita sin tocarla. Cuando comience a estar caliente aparecerá en la superficie  espuma retire del fuego y retire la espuma con una cuchara.
  2. En la batidora ponemos un huevo, sal, pimienta y el jugo de limón. Comenzamos a batir unos segundos para integrar.
  3. Pon el brazo de la batidora en posición vertical y comienza a batir mientras vas añadiendo la mantequilla. Es necesario que la batidora esté sin movimiento hasta haber agregado toda la mantequilla.
  4. Reservamos la salsa holandesa hasta finalizar la preparación principal.
  5. Untar los panecillos con mantequilla para luego tostar ligeramente en un sartén por ambas caras.
  6. Posteriormente y en la misma sartén, freímos el bacon hasta su ligera crocancia.
  7. En una olla verter el agua y el vinagre, cuando esté a punto de hervir apagamos el fuego y con mucho cuidado añadimos los huevos enteros y abiertos. Dejar que se cocinen durante 3 minutos. Retirarlos con un espumador.
  8. Con los huevos listos, montamos el desayuno. Sobre un plato reposamos el panecillo tostado como base, encima de este las láminas de bacon, y sobre éstas el huevo pochado. Para finalizar, agregar la salsa holandesa.