HOGAR

Trucos para dormir cuando hace mucho calor

Mantener el aire caliente fuera de la habitación y tomar una ducha de agua tibia son algunos de los consejos.

Una de las ocasiones en las que más cuesta conciliar el sueño es cuando hace calor y no se cuenta con aire acondicionado.

Ayer se registraron alrededor de 37 grados en la Región Metropolitana y, probablemente, a muchos les costó quedarse dormidos.

Alteraciones del estado de ánimo, principalmente la irritabilidad, así como la incapacidad para concentrarse correctamente y la disminución del rendimiento laboral son algunas de las consecuencias que puede provocar la mala calidad del sueño.

BBC Mundo explica cinco trucos para lograr conciliar el sueño en días calurosos.

-Mantén el aire caliente fuera de tu habitación

Si no cuentas con aire acondicionado, hay maneras para evitar el aire caliente en la habitación, según explica dormir.org.es, web dedicada a los problemas del sueño.

Una de las alternativas es poner un ventilador que se dirija a las ventanas, con el fin de impedir la entrada de aire caliente; colocar un bol con hielo o agua helada frente a las aspas del ventilador para generar un aire más fresco o mojar una sábana y colgarla de la ventana.

-Tomar una ducha de agua tibia antes de dormir

El agua fría genera una reactivación del organismo y aumenta el gasto energético, que te lleva a sentir más calor que si se trata de una ducha tibia, sostiene el Instituto Biológico de la Salud.

-Comer liviano y fresco

Cuando una persona come cosas pesadas y que necesiten ser calentadas, como un estofado o sopa, el cuerpo generará más calor para digerirlas. Por lo tanto, las mejores alternativas antes de dormir son las ensaladas, por ejemplo.

La web.dormir.org.es también recomienda la comida picante porque estimula la sudoración. Al transpirar, el cuerpo pierde calor y permite refrescarlo antes de dormir.

Otra de las alternativas podría ser el arroz. Este contiene melatonina, una hormona que el cuerpo usa para adormecerlo. Tiene sólo una pequeña cantidad, por lo que igual no va a hacer una gran diferencia, pero podría ser una ventaja extra a la hora de conciliar el sueño.

-Congelar la almohada

Una almohada fría ayudará a reducir la temperatura del cuerpo y hacerle sentir más cómodo.

Se puede utilizar un paquete fresco grande que lo puedes poner dentro de la funda de almohada.

Algunas máscaras oculares también tienen un paquete fresco extraíble o contienen perlas especiales de refrigeración que se mantienen frías cuando se los saca del congelador. Estos son muy eficaces contra las migrañas o dolores de cabeza inducidos por el calor.

-Acostarse con un pijama húmedo o ligero

Humedece tu ropa de dormir o un par de calcetines para acostarte. Sin embargo, no debes olvidar dormir sobre una toalla para absorber el exceso de agua.

En caso de que esto te incomode, puedes humedecer un trapo con agua tibia y cuando estés listo para dormir póntelo sobre la frente.

Otra opción es elegir un pijama ligero, según recomienda el Centro de Prevención y Control de Enfermedades de Estados Unidos. CH H