MUJER

Vilma Quiroga: “Todo lo que nosotros hacemos, finalmente es reflejo de lo que somos”

Una mujer llena de historias, aventuras, sueños y solidaridad. Una chicureana de tomo y lomo, amante de su familia, jardín, flores y la vida.

Una mujer llena de historias, aventuras, sueños y solidaridad. Una chicureana de tomo y lomo, amante de su familia, jardín, flores y la vida.

Por: Javiera Cisternas, periodista Chicureo Hoy.

Cuando Vilma comienza a hablar su tono de voz es bajo y sus manos expresan todo lo que quiere decir, a veces pierde la mirada recordando el pasado y otras se sienta incluso un poco más rígida, pensando diferentes situaciones que ha vivido. “Cuando yo era soltera soñaba despierta, me daba el tiempo para eso y todo lo que yo me imaginé lo he cumplido e incluso más: quería viajar y a los 22 años, luego de trabajar y ahorrar, me fui a recorrer Europa;  Cuando me casé y formamos nuestra familia que también era mi anhelo. Soñe muchas cosas y se cumplieron”, cuenta, mientras pide un desayuno con huevos, pero sin yema.

Si se puede reconocer algo de esta mujer, es que tiene encanto y uno se transporta con ella mientras te cuenta de su vida, la cual se caracteriza por ser muy miscelánea, porque se maneja en temas desde tecnología hasta terapias alternativas. Es así como administra un grupo de Facebook “secreto” donde a través de una solicitud, uno puede ser parte del mismo. “Esto nació hace muchos años, para pasarnos los datos  con grupo de apoderados del colegio de mis niños, luego comenzó a llegar más gente y hoy, ya somos muchos que compartimos a través de la cordialidad, buenos datos del sector. Igual he tenido que proponer normas, que han ayudado a poder convivir con tranquilidad”.  A lo que agrega muerta de la risa, “incluso me han dicho que podría ser Community Manager, pero a mi me gusta como lo hago así, con simpleza”. Y no solo Facebook es su herramienta, Twitter y  grupos de Whatsapp, también los lleva.

Pero no solo por las redes sociales es que esta chicureana es conocida en nuestras tierras.  Ya que a pesar de ser muy participativa incluso en proyectos importantes como fue insistir con un grupo de vecinos de la construcción de la sub Comisaria de Chicureo, ella tiene su prioridad, su familia y mundo interior. Vilma y Pedro, su marido y sus hijos, llegarón hace 12 años a vivir a Chicureo. Se construyeron su casa y de ahí ella comenzó su relación con la plantas, aunque reconoce que esto venía de antes “A mi mamá le encantaban las plantas, ella incluso les hablaba. Yo las cuido mucho. Me encanta plantar y cambiar e ir viendo como va creciendo mi jardín, todavía me acuerdo cuando iba a buscar a mis hijos al colegio, con el auto cargado de flores, árboles y arbustos”, rie al recordar esa época de armar su casa, su espacio.

Así con su jardín, también llegarón las terapias alternativas como las Flores de Bach y biomagenitismo, temáticas que ella ha tomado y se ha especializado desde varias perspectivas. “Yo he realizado diferentes tipos de cursos, siempre estoy estudiando e investigando. Ahora último he integrado la Decodificación Biológica y la Programación Neurolingüística (modelo de comunicación conformado por una serie de técnicas, cuyo aprendizaje y práctica están enfocados al desarrollo humano)”. Así también es como acompaña a todos quienes se acercan a ella. “Han llegado todo tipo de personas con diferentes conflictos. Las Flores de Bach por ejemplo, permiten enfrentar esta ola de emociones que a veces los angustia y a lograr surfear en ella. También escucho y aconsejo y lo hago feliz, desintersadamente”, cuenta orgullosa de su terapia.

Y es así con este fin de ser servicial hacia las personas es que incluso le han pedido más, “Hay quienes que me han pedido que me presente a concejal. Pero por ahora, no puedo, aunque me encantaría ser un aporte social. Tal vez en unos años más”, nos cuenta mientras terminamos de disfrutar del desayuno y luego de un silencio, agrega “Me alegro mucho por la cosas buenas que les pasa a la gente. Yo creo que hay que sembrar semillas de cosas positivas y valores que las personas puedan percibir. Todo lo que nosotros hacemos, finalmente es reflejo de lo que somos”. CH C