ACTUALIDAD LOCAL

Colina se conmovió en el último adiós de Daniel Aceituno

Emotiva misa y despedida de un guerrero que ya descansa en paz.

La Parroquia Inmaculada Concepción de Colina estaba repleta. El fallecimiento de Daniel Aceituno caló hondo en los corazones de los colilanos y así lo hicieron ver durante esta jornada de recogimiento y dolor.

A la espalda de los familiares estaba su apoyo, todos reunidos para despedir al luchador más querido de la zona y quien ya descansa en paz.

El Vicario Parroquial,  Francisco Ibacache, hizo una importante reflexión “ellos se conmovieron y se movieron también. Desde el comienzo, desde que se manifestó que Daniel padecía esta enfermedad, se empezó con cadenas de oraciones, los trabajos, todas las maneras de como se podía ayudar se hizo. La gente de la Municipalidad, prestó toda la ayuda necesaria para que se diera todo lo mejor para él y para poder costear su tratamiento y su enfermedad”.

La carta que dejó Daniel

La misa que se extendió por más de una hora, terminó con un emotivo mensaje que leyeron los padres de Daniel Aceituno. Era una carta que había dejado escrita el joven y que hizo a todos reflexionar sobre la vida.

El párroco comentó sobre la lectura ocupada en la misa y de la misiva que dejó el joven Aceituno. “Hoy ocupamos la lectura de San Pablo y nos dice que la muerte es una ganancia, y esa ganancia es el premio de asumir la vida y de asumirla junto a Jesús . Al finalizar la misa, sus papás nos han compartido una carta que Daniel escribió, donde en cada una de sus frases hace alusión a esto. Él desde un principio, desde el momento en que supo de su enfermedad, se entregó a las manos del señor y su vida se la donó. Entonces por eso hemos escogido esta lectura de San Pablo, que dice para mi la vida es Cristo y la muerte una ganancia, porque por medio de la muerte se encuentra con Jesús cara a cara y ese premio es la vida eterna que reciben los justos”. afirmó.

El padre agregó que “muchas veces somos buenos para reclamar, reclamamos por todo y por cosas que no tienen sentido. Daniel nunca reclamó, al contrario, siempre estuvo con una sonrisa y dio palabras de aliento para los demás porque el desde un principio se entregó al señor y confiaba en sus manos y eso para hoy es un ejemplo de humildad, empatía con los otros que nos falta y nos falta mucho”.

Diversas autoridades llegaron a dar el adiós hasta la parroquia, entre ellos, el concejal Pablo Atenas que con bastante pesar, conversó con Chicureo hoy. “Este es un tema mayor. Es un tema país que debemos resolver de alguna forma. Sobre todo con enfermedades tan violentas que atacan a familias que no tienen mayores recursos ni la posibilidad de viajar al extranjero de hacer distintos exámenes y procedimientos y aprovechar las transformaciones que tienen algunos tratamientos para las enfermedades en el mundo”. El edil agregó que estaba muy conmovido por la situación ya que compartió muchas veces con Daniel y su familia. “En Colina se dio una gran unidad, de pueblo de comunidad, para tratar de ayudar de alguna u otra manera, para dar una mejor calidad de vida a la familia”.

Cerca de las 17:00 horas, salieron los restos de Daniel Aceituno desde la parroquia hacia el cementerio de Colina. Una caravana gigantesca que ocupaba gran parte de la avenida central de Colina, escoltó al joven y a su familia para dar el último adiós a un guerrero que nunca se dio por vencido y que hoy descansa en paz. CHH.