ACTUALIDAD NACIONAL

Dueño de perro que causó accidente en Las Condes deberá pagar más de $1 millón en indemnización

El amo de la mascota deberá pagar los costos médicos y del vehículo.

El Primer Juzgado Civil de Santiago condenó al propietario de un perro a pagar una indemnización de $1.088.694, luego que su can provocara un accidente de tránsito, que dejó con serias lesiones a una motociclista.

Los hechos se remontan al 14 de junio del año 2014, donde Luis Carranza caminaba por calle Cuarto Centenario a la altura del 800. Según lo señalado en el tribunal el perro estaba suelto y cruzó la pista, le ladró a un auto que iba en la calle y luego se devolvió, momento en que golpeó con la moto de Alejandra Varela, quien quedó con lesiones y la moto con daños.

La mujer quedó con su dedo pulgar fracturado, esguince de tobillo y rodilla izquierda, sin embargo Fiscalía desestimó iniciar una investigación por lo que Varela decidió interponer una demanda civil, a modo de buscar una compensación por daño emergente, lucro cesante y daño moral, todo por problemas de salud, las pérdidas de su vehículo y por la imposibilidad de trabajar.

El dueño del boyero, se defendió señalando que el regresaba a su hogar luego de ir a vacunar a su perro. Estaban subiendo a un vehículo cuando la correa falló, por lo que el can comenzó a correr por la calle, momento en que el animal fue atropellado por una moto que se desplazaba a exceso de velocidad.

Una testigo que viajaba atrás de la moto manifestó que ella debió bajar de su vehículo al ver al can. En el caso de haber ido más rápido dijo, la moto la habría adelantado o en su defecto el conductor habría salido eyectado, por lo que se desestimó la versión del exceso de velocidad.

El fallo: 

Tal como manifiesta el Poder Judicial, en el fallo, la magistrada Marcela Solar Echeverría ordenó a Luis Carranza Garcés pagar la suma de $1.088.694 (un millón ochenta y ocho mil seiscientos noventa y cuatro pesos) por concepto de daño emergente, a la conductora a Alejandra Varela Uña, quien conducía su motocicleta por Avenida Cuarto Centenario, el 14 de junio de 2014, vía en la que fue embestida por el perro raza boyero de propiedad de Carranza Garcés.

El fallo señala “que los medios de prueba aparejados, son insuficientes para acreditar la exclusión de toda responsabilidad que sobre el demandado recae, habida cuenta que no existe discusión en autos sobre si el animal sub-lite contaba o no con una correa y un collar de seguridad, sino que lo que se controvierte es si esa medida era o no suficiente para evitar la posible huida de la mascota; en ese contexto, el demandado no aparejó al proceso medio de prueba que permitiese ilustrar al Tribunal respecto al collar utilizado y si éste era de aquellos recomendados para animales cuyo peso sobrepasa los 50 kilogramos, presumiéndose que si el actor transporta habitualmente a su mascota en vehículo, debe prever medidas de seguridad por sobre lo recomendado, debido al peligro a que expone a los terceros ante la escapada o huida de un animal de esa envergadura, no habiendo acreditado, tampoco, que hubiese tomado todas las medidas de seguridad para evitar que el animal escapara del auto, lo que conlleva a desestimar la defensa aludida y por consiguiente rechazar lo alegado respecto del caso fortuito o fuerza mayor contenido en el artículo 45 del Código Civil”, establece el tribunal. CHH