ACTUALIDAD LOCAL

Gobierno planea construir una cárcel de alta seguridad en Tiltil

Este nuevo recinto, que tendría capacidad para 2.500 reclusos, busca descongestionar los saturados establecimientos penales del país.

Debido a la sobrepoblación que se vive al interior del sistema penitenciario, el Gobierno empezó a sondear un terreno en Tiltil para construir una cárcel destinada a albergar delincuentes de alta peligrosidad. 

Según cifras de Gendarmería actualizadas el pasado 31 de mayo, las dependencias carcelarias en Chile se encuentran sobrepasadas en un 33%. La situación se vuelve más crítica al considerar que hay una gran cantidad de imputados pertenecientes a grupos criminales –como el Tren de Aragua o Los Gallegos– que aún no reciben condenas y que, por tanto, se sumarán prontamente a la desbordada población penal.

En dicho contexto y ante la necesidad de descongestionar los recintos penitenciarios, el Ministerio de Justicia empezó a buscar terrenos para construir en el corto plazo una cárcel especial, la cual estará dedicada a alojar reclusos vinculados al crimen organizado

Según reveló La Tercera, el Ejecutivo estaría evaluando dos terrenos, ambos emplazados en la capital. El primero corresponde al paño adyacente a Santiago Uno, en Avenida Pedro Montt. El segundo, en cambio, atañe directamente a los vecinos de la Provincia de Chacabuco, ya que está ubicado nada menos que en Tiltil, a un costado del penal de Punta Peuco. 

Ahora bien, nada está confirmado aún, sobre todo porque el terreno de Tiltil posee un grave problema: no tiene acceso a agua. 

Futura cárcel en Tiltil: solo falta el agua 

No es la primera vez que las autoridades posan sus ojos en Tiltil ante la urgencia de edificar un amplio recinto penal. 

En 2010, Gendarmería compró un terreno de 16 hectáreas situado a metros de Punta Peuco. Aquella adquisición estaría destinada al levantamiento de una cárcel con capacidad para 2.500 reclusos. Algunos, incluso, la bautizaron por entonces como la futura “Santiago Dos”. 

No obstante, cuando la construcción estaba por iniciar, se descubrió que los pozos de agua subterránea del terreno estaban vacíos a causa de la grave sequía que afecta a la comuna. De esta manera, el proyecto fue suspendido. 

14 años después, sin embargo, representantes del actual Gobierno han encontrado una solución: comprar agua. La factibilidad de dicha medida está determinada por ducto ubicado en la zona que transporta agua desde una planta desalinizadora de Aguas Pacífico hasta la minera Anglo American. Por esta razón, La Moneda ha iniciado conversaciones con ambas empresas, a fin de alcanzar un acuerdo. De ser así, el viejo proyecto paralizado en 2010 se pondría nuevamente en marcha. 

CHH