INTERNACIONAL

Así fue el rescate del cabo de la Armada secuestrado en Ecuador

La pareja del único detenido hasta el momento fue clave para articular la liberación de la víctima, quien llevaba 5 días secuestrado.

El pasado martes 29 de Noviembre, el funcionario de la Armada Luis Toledo fue secuestrado en la ciudad de Guayaquil – Ecuador, y fue su pareja quien entregó las alertas a la policía ecuatoriana tras recibir mensajes de texto de los delincuentes pidiendo dinero para su devolución, monto que ascendía a los 100 mil dólares (90 millones de pesos chilenos).

Desde ahí comenzó todo un operativo a cargo de la Policía Nacional de Ecuador, que incluyó comunicaciones entre la familia y los secuestradores, quienes lograron bajar el monto pedido de su captura a 3,6 millones de pesos, monto que fue transferido tras el nivel de violencia demostrado (se le amputaron dos dedos de su mano izquierda).

Esta acción derivó en una videollamada que sirvió para delatar la ubicación geográfica de estos y realizar la operación de liberación del cabo que llevaba cinco días secuestrado en la localidad de Durán. Solo fue detenida una persona en ese momento.

Mediante una conferencia de prensa, la policía ecuatoriana entregó detalles del caso.

Tras un punto de prensa, la policía detalló que las posibles causas de este secuestro se deben a que Luis Toledo compró una vivienda en Guayaquil y esto habría llamado la atención de estos desconocidos, además de mencionar que la víctima se encuentra en un centro asistencial.

Ya pasadas las horas, la Fiscalía de Ecuador mediante su Twitter ha actualizado este caso y confirma la prisión preventiva para Jonathan O. M., además de mencionar que se realizaron medidas sustitutivas a la prisión para Elvia S. V, pareja del detenido, ya que aportó con información relevante a la UNASE (Unidad Anti Secuestros) de Ecuador y entregó piezas claves para la liberación del chileno.

Por parte de las autoridades nacionales, la Ministra de Relaciones Exteriores, Antonia Urrejola, se refirió al estado de la víctima y la comunicación que mantienen con la embajada y cónsul en Guayaquil: “La situación de salud es delicada porque hubo mucha violencia, lo importante es que ha sido liberado y está vivo. Ahora estamos a la espera de las investigaciones que hagan las autoridades ecuatorianas”.

CHH