ACTUALIDAD NACIONAL

Ley Uber: nuevas exigencias reducirían significativamente disponibilidad de viajes

Esta medida afectaría a conductores y empresas de aplicación, disminuyendo la cantidad de automóviles que podrían trabajar bajo este sistema.

El pasado 19 de abril de 2023 se promulgó la Ley 21.553 que regula a las aplicaciones de transporte remunerado de pasajeros y los servicios que se presten a través de ellas. Esta ley establece una serie de requisitos que tanto las empresas como los conductores deberán cumplir para su funcionamiento en el territorio nacional.

Dentro de la denominada «Ley Uber» se solicitará a las compañías ser personas jurídicas constituidas en Chile, tener giro de transporte remunerado de pasajeros e inicio de actividades ante el Servicio de Impuestos Internos, contar con seguros para los vehículos, conductores, pasajeros y terceros en caso de accidente y cualquier otra solicitud que se incluya en el reglamento que actualmente se encuentra confeccionando el ministerio de Transportes y Telecomunicaciones.

No obstante, uno de los requisitos que ha provocado mayor revuelo es el presente en el Artículo 6, el cual señala que “los conductores de los vehículos adscritos a una EAT (Empresa de Aplicación de Transportes) deberán poseer licencia profesional para conducir vehículos de transporte de pasajeros, con su control vigente”, es decir, deberán poseer licencia clase A.

En este escenario, la Escuela de Ingeniería Industrial de la Universidad Diego Portales realizó una investigación sobre cómo impactaría esta normativa en el transporte, basándose en los 10 millones de viajes realizados por la empresa Uber, con casi una década de presencia en el país.

Su análisis concluyó que la disponibilidad de vehículos de aplicación se vería disminuida en un 88%, cifra que se acentúa en algunas regiones como Tarapacá, Valparaíso y La Araucanía, donde este número superaría el 90%.

Otro aspecto que tendría relevancia es que los vehículos que operen con las EAT no podrán tener más de 12 años de antigüedad ni una cilindrada menor a 1.500 cc. (1.400 en caso de modelos sedán).

“Igualar el servicio que prestan las plataformas a los taxis será devastador para la movilidad de algunas ciudades, pero especialmente de aquellas más pequeñas y de las zonas rurales y suburbanas. Ahora sus trayectos serán en más tiempo y con menos opciones”, comentó a Biobío Chile Louis de Grange, director de la Escuela de Ingeniería Industrial de la Universidad Diego Portales. CHH