ACTUALIDAD NACIONAL

Los detalles de la desaparición de Carolina Fuentes

La mujer lleva casi 50 días desaparecida.

La última vez que sus familiares la vieron fue el 25 de junio, cuando Carolina Fuentes (42) salió de Santiago -ciudad donde residía- hacia Ninhue, en la Región del Ñuble, con el propósito de vender la camioneta que había heredado luego de la muerte de su padre.

En cuanto la familia dejó de recibir señales de la mujer, interpusieron una denuncia por presunta desgracia ante la Fiscalía y la Brigada de Homicidios. Fue ahí cuando un testigo aseguró haberla visto  el 30 de junio en el terminal de Chillán con la intención de volver a la capital.

A partir de aquel entonces, más de 200 personas -entre ellas peritos de la PDI, miembros de Bomberos y del municipio de Ninhue- la han buscado por cielo y tierra, abarcando cerca de 40 hectáreas del Valle del Itata, pero no han tenido éxito. Además, indagaron en el domicilio de la persona que presuntamente la fue a dejar al terminal de Chillán, pero tampoco se encontraron pistas que pudiesen revelar su paradero.

El 3 de julio, el hermano de la mujer recibió un inesperado mensaje de WhatsApp que provenía, supuestamente, de parte de ella. Sin embargo, según el hijo de Fuentes, Nicolás Bustos, la familia presumió que fue otra persona quien envió el mensaje. “Todo lo que escribió era muy raro, porque después de cada palabra había un punto, había modismos, expresiones, que no son propios de ella”, aseguró. CHH