ACTUALIDAD NACIONAL

Mañalich hace autocrítica: “La falta de confianza recíproca nos jugó una mala pasada”

Junto con esto, el ministro de Salud señaló que la estrategia pronosticada para el mes de junio tuvo que ser adelantada ante el avance de los contagios de Covid-19 en el país.

El ministro de Salud, Jaime Mañalich, manifestó estar “intensamente preocupado” ante el rápido aumento de la cantidad de casos positivos de Covid-19 en Chile, y señaló que la estrategia pronosticada para el mes de junio tuvo que ser adelantada ante el avance de los contagios.

Al respecto, en conversación con La Tercera, el secretario de Estado afirmó que “hemos diseñado un adelantamiento de la respuesta que creí que iba a ser más necesaria el mes de junio. La hemos tenido que adelantar a mayo. Las medidas extremas, que son durísimas, tienen que lograr un objetivo, y ese es que el número de contagios diarios baje, a como dé lugar, a menos de 2 mil”.

Junto con esto, Mañalich hizo una autocrítica con respecto a cómo ha actuado el Gobierno frente a la pandemia, y precisó que no han podido “encontrar un mecanismo de diálogo con la ciudadanía, transparente y de buena fe”, lo que él atribuye al contexto político por el que atraviesa el país desde el estallido social del pasado 18 de octubre.

“Si bien es cierto que el brote de coronavirus ha puesto en paréntesis la crisis política de Chile, decirle a la gente que confíe en lo que el Estado le dice como conducta correcta es muy difícil”, puntualizó.

“Ese trasfondo de falta de confianza nos jugó una mala pasada en la lucha contra esta pandemia”, aseveró, y agregó que como Gobierno deberán “lograr que haya una confianza recíproca, pues el enemigo es un virus que se mira por el microscopio”.

Sumado a lo anterior, el titular de Salud hizo referencia al último informe entregado por el Ministerio de Salud, donde se reportaron 2.660 nuevos contagios, alcanzado un total de 34.381 casos. Sobre esto, indicó que “es muy preocupante y significa que hay que trabajar más”.

De acuerdo a lo que señaló, esta cifra se puede explicar a una conducta de la población que “no fue deseable (…) Se produjo una liberación en términos de hacer fiestas en departamentos, clandestinas, que significaron un potencial de riesgo enorme”. CHH