CARTAS

Carta al Director: “Ya no estamos seguros en ningún lugar”

Vecino de Chicureo fue víctima de una “encerrona”

Estimado Director:

El martes 9 de abril, a eso de las 20:40 horas, venía bajando por la Autopista Nororiente, en dirección al poniente por la pista derecha, en mi auto marca MINI modelo Countryman azul patente KWKJ-97, cuando cerca del KM 18, antes de llegar a la salida de la Autopista Los Libertadores, en dirección a Colina, vi que 2 vehículos me adelantaron. Ambos no tenían patente. Los autos se detuvieron bruscamente: uno delante y el otro al costado de mi vehículo. Yo frené en seco para no chocarlos. Por el espejo retrovisor vi que también había otro auto detrás. Uno de ellos era una camioneta Hyundai Santa Fe blanca y el otro era un Subaru XV gris.

De estos vehículos se bajaron al menos 8 hombres con pistolas. Todos muy violentos. Por lo que recuerdo, eran menores de edad. Comenzaron a apuntarme con las pistolas y a golpear el auto y sus ventanas. Querían que me bajara. En la desesperación, no pude sacarme el cinturón de seguridad. Eso provocó que los golpes al auto se hicieran aún más fuertes. Cuando logré abrir la puerta, me tomaron entre 4, me tiraron del auto, me sacaron todo lo que tenía en los bolsillos, me golpearon en el estómago, espalda y cabeza. Me sacaron el reloj y me lanzaron a un costado de la autopista.

Los delincuentes se llevaron mi auto con todo adentro: celular, elementos de trabajo, ropa, documentos, etc. Huyeron por la Autopista Nororiente en dirección a la Ruta 5.

Afortunadamente, un auto venía detrás y me ayudaron inmediatamente. Me subieron y me llevaron rápidamente a la comisaria de la Ruta Los Libertadores para hacer la denuncia. Luego de realizarla, Carabineros avisaron por radio a las patrullas del lugar en caso de ver mi auto, el cual fue incorporado al registro de autos robados. Ahora, estoy a espera de la citación de la Fiscalía Chacabuco para ver el proceso que sigue.

Primera vez que soy víctima de algún delito. Siento mucha impotencia y rabia, no por lo material, sino porque en una situación así te sientes vulnerado e intimidado. Miedo y pánico es lo que siento al pensar en volver a la calle.

Ya no estamos seguros en ningún lugar. La delincuencia se tomó las calles y lo peor es que son menores de edad. No tienen ningún futuro más que ser delincuentes y vivir del miedo y dolor ajeno.

Carlos Muñoz Gallardo

 

Para revisar términos y condiciones entra aquí

×