HOGAR

¿Cómo financiar la vuelta a clases y no morir en el intento?

Organizar, priorizar y planificar son algunos de los consejos que deben seguirse.

Foto: www.uab.cat

Marzo nos indica que el año comienza con toda su fuerza. Después del merecido y relajado  descanso  de las vacaciones nos enfrentamos al impacto económico que tiene este mes. Como siempre, la vuelta a clases es un dolor de cabeza para los padres, quienes deben desembolsar grandes sumas de dinero a la compra de uniformes y útiles escolares, matrículas de colegios, de institutos o universidades, además de otros gastos asociados a este mes.

Para enfrentar este escenario, el Director Nacional del Área de Administración del IP-CFT Santo Tomás, Iván Curi, entrega los siguientes consejos:

Organización y orden como principio básico, además de priorización y planificación: Si bien es cierto de la noche a la mañana no se pueden hacer crecer los ingresos en forma inesperada,  lo primero es identificar cuáles son los ingresos disponibles y cuáles son los gastos efectivos, para tener un mapa real de la situación. Para ello nos podemos apoyar en las herramientas computacionales disponibles mediante una planilla de Excel, o bien solo con una hoja de papel y lápiz. Mediante este  simple acto usted tendrá la información suficiente para tomar decisiones y buscar las soluciones.

Si  producto del  ejercicio anterior la diferencia entre los ingresos y  los egresos dan un resultado negativo, es necesario explorar y  ver cuáles son las distintas opciones que ofrece el mercado en términos de financiamiento para cubrir esa diferencia.

Tres cuotas precio contado: Si usted dispone de una  tarjeta de crédito de alguna institución financiera para realizar sus compras y pagos, esta puede ser una buena opción, ya que lo recomendable es utilizar la opción tres cuotas precio contado. El valor a pagar lo distribuye en el tiempo, no paga intereses y no se afectará tan fuertemente su bolsillo. Este mismo ejercicio se puede hacer con otros pagos del mes como es la matrícula, ya que muchas instituciones de educación reciben pagos con tarjeta de crédito. 

Crédito: Si usted es una persona que está bien considerada en el sistema financiero y es  sujeto de crédito por su historial de pago es candidato a conseguir un crédito como segunda alternativa, siempre y cuando el valor de la cuota por este préstamo pueda incluirla en su presupuesto disponible sin afectar su saldo de ingresos versus gastos de fines de mes y siguientes.

Haciendo este ejercicio, el valor que iba a pagar en un solo mes finalmente se diluye en el tiempo, lo que le otorga un respiro en términos de disponibilidad de efectivo sin dejar de adquirir otros productos esenciales. Idealmente  este crédito en cuotas no debe ser  más allá de 8 o 9 meses, cuya última cuota se pague idealmente en noviembre o diciembre, porque a fin de año ocurre un fenómeno más o menos similar al de marzo, por los desembolsos que ocurren en esas fechas.

Recorte de gastos: Si a pesar de todo esto usted no logra postergar o diferir en el tiempo el exceso de gastos que trae marzo, la única solución para no quedar como moroso es hacer un recorte de gastos, mediante actos tan simples como bajar el gasto de luz, agua o alimentación, cambiando las actividades destinadas a la  diversión, lo que contribuye a no aumentar el endeudamiento, disfrutando  de una buena película en casa,  en lugar de salir a comer. Sea creativo y  prepare una rica comida que le significará un importante ahorro en este ítem.

Encuesta de la semana

loading