ACTUALIDAD INTERNACIONAL

Cristina Fernández es citada a declarar por presunto encubrimiento a terroristas

A la ex mandataria se la acusa de encubrir a los iraníes inculpados de atentar contra una mutual judía en 1994.

Durante la jornada de este lunes, un juez citó a la ex presidenta argentina Cristina Fernández como investigada en una causa por supuesto encubrimiento de los iraníes acusados de atentar contra una mutual judía en 1994, abierta por la denuncia que presentó en 2015 el fiscal Alberto Nisman días antes de morir.

Según informaron fuentes jurídicas, el magistrado federal Claudio Bonadío convocó a un total de quince imputados -a quienes prohibió la salida del país-, entre ellos la ex mandataria, que deberá acudir a los tribunales el 26 de octubre próximo, así como al ex canciller Héctor Timerman y el ex secretario legal y técnico de la Presidencia Carlos Zanini.

Nisman, cuya muerte sigue sin esclarecerse,era el fiscal encargado de la investigación sobre el atentado contra la mutual AMIA de Buenos Aires -que dejó 85 muertos y sigue impune-, y creía que un acuerdo firmado entre Argentina e Irán en 2013 para investigar conjuntamente el atentado buscaba, en realidad, encubrir a los sospechosos del ataque, algo que la ex mandataria siempre ha negado.

Esta situación se da después de que el pasado 7 de septiembre el fiscal Gerardo Pollicita solicitara al juez Bonadío estas comparecencias.

Desde que Nisman presentó la denuncia -cuatro días antes de morir en circunstancias aún no esclarecidas-, esta pasó de ser desestimada por “inexistencia de delito” -a principios de 2015-, a ser reabierta a fines de 2016.

Asimismo, el 11 de septiembre Bonadío decidió unir el expediente a otro a su cargo por hechos similares abierto en diciembre de 2015.

Ese caso se abrió tras una denuncia por parte de varios ciudadanos que acusaban de “traición a la patria” a los altos cargos del anterior Gobierno -entre ellos Fernández- que aprobaron el memorándum con Irán.

Esos denunciantes consideraban que con la negociación y firma de ese pacto, el Ejecutivo traicionó no sólo a la comunidad judía en Argentina sino también a su propio país.