ACTUALIDAD NACIONAL

Cancillería envía informe al extranjero sobre el 18-O: “A un año del estallido, Chile ha recuperado su normalidad”

En el documento se señala que, “durante los últimos 30 años, Chile ha logrado una bien ganada reputación en el mundo por su trayectoria de progreso basada en la energía de su democracia”.

Este viernes, el ministerio de Relaciones Exteriores anunció que envió un informe a las embajadas chilenas en el extranjero, en donde se profundiza la crisis social que comenzó oficialmente el 18 de octubre del 2019. En él, se afirma que “a un año del estallido, Chile ha recuperado su normalidad, aunque deberá seguir trabajando para controlar a grupos violentistas”.

En el texto titulado “A un año del 18-O: El camino democrático e institucional de Chile”, firmado por el canciller Andrés Allamand, se sostiene que “el estallido evolucionó hacia una crisis política, que se encauzó a través de un acuerdo, a requerimiento del Presidente de la República, Sebastián Piñera, alcanzado por todas las fuerzas políticas -con la sola excepción del Partido Comunista- para convocar a un plebiscito y redactar una nueva Constitución”.

Asimismo, destaca que “no hay duda de que en ese fenómeno (estallido social) influyeron factores tales como la mala distribución del ingreso, las bajas pensiones y las deficiencias del sistema de salud pública”, al mismo tiempo en que remarca que esta situación “no se ha reparado, que incluso los países de trayectoria exitosa no son inmunes a la protesta social. Sin ir más lejos, la ‘Primavera Árabe’ tuvo su origen en Túnez, el país de más alto desarrollo del Norte de África”.

Por todo esto, se señaló que el desafío del país en estos momentos es “promover una sociedad más integrada, con plena incorporación de sus sectores más vulnerables y pueblos originarios; impulsar una economía más inclusiva, con menores desigualdades y mayor equidad en las oportunidades”.

Finalmente, el documento concluyó que, “durante los últimos 30 años, Chile ha logrado una bien ganada reputación en el mundo por su trayectoria de progreso basada en la energía de su democracia, la resiliencia de su gente, el cumplimiento de sus compromisos, la seriedad de sus políticas públicas, la solidez de sus instituciones y el respeto al estado de derecho. Todos esos factores están presentes en el Chile de hoy y son la base de su proyección al futuro”. CHH