ACTUALIDAD INTERNACIONAL

CEPAL: 2,7 millones de empresas podrían cerrar en América Latina y el Caribe por la pandemia

El organismo estima que este cierre masivo costaría 8,5 millones de empleos

El estudio divulgado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) identifica como los rubros más afectados el comercio mayorista y minorista; las actividades comunitarias sociales y personales; los hoteles y restaurantes; las actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler; y las manufacturas.

La secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, consideró que la crisis golpea con mayor intensidad a los sectores industriales con mayor potencial tecnológico, advirtiendo que esto profundizará los problemas estructurales de las economías de la región.

Bárcena explicó, que si no se implementan políticas adecuadas para fortalecer esas ramas productivas, “es muy probable que ocurra un cambio estructural que devolvería a los países de la región a una fase de economías primarias”.

Según datos de la CEPAL, la gran mayoría de las empresas de la región han registrado grandes caídas de sus ingresos y tienen dificultades para mantener sus actividades, pues les es cada vez más difícil cumplir con sus obligaciones salariales y financieras, además de que no pueden acceder a financiamiento para capital de trabajo.

De acuerdo con información recopilada hasta la primera semana de junio de 2020, el impacto será mucho mayor en el caso de las microempresas y las pymes.

La CEPAL estima que más de 2,7 millones de empresas formales en la región tendrían que cerrar, 2,6 millones de las cuales serían microempresas. La pérdida que esto implicaría en puestos de trabajo sería de 8,5 millones sin incluir las reducciones de empleos que realicen las empresas que seguirán operando.

El impacto variará según el sector y tipo de compañía, por ejemplo, se proyecta que el comercio perderá 1,4 millones de empresas y 4 millones de puestos de trabajo formales, mientras que el turismo perderá al menos 290.000 empresas y un millón de puestos de trabajo.

La CEPAL especificó que ha identificado 351 medidas tomadas por los gobiernos de la región a partir de marzo de 2020 para sostener la estructura productiva y evitar la pérdida de empleos y la destrucción de capacidades de las empresas. Esas acciones incluyen liquidez, créditos, ayuda directa, protección del empleo, y apoyo a la producción y exportaciones, entre otras.

La postergación de pagos y la mejora en el acceso al crédito, que han sido las provisiones más frecuentes para enfrentar la emergencia, suponen que las empresas generarán utilidades para devolver los créditos y los impuestos y pagos diferidos; sin embargo, la CEPAL no prevé que eso suceda en un par de años ya que la recuperación del sector empresarial será lenta y gradual.

El organismo de la ONU propuso cuatro conjuntos de medidas para enfrentar el panorama. Entre ellas ampliar los plazos y los alcances de las líneas de intervención en materia de liquidez y financiamiento para las empresas, cofinanciar la nómina salarial de las empresas durante seis meses, realizar transferencias directas a los trabajadores autónomos, apoyar a las grandes empresas de sectores estratégicos que resulten gravemente afectadas por la crisis, entre otras recomendaciones anteriores de la CEPAL. CHH