ACTUALIDAD NACIONAL

Fallece a lo 67 años ministro de la Corte Suprema Carlos Aránguiz

Desde el organismo destacaron su vasta trayectoria.

Durante la mañana de este lunes el Poder Judicial informó que el ministro de la Corte Suprema Carlos Aránguiz Zúñiga falleció ayer domingo tras una prolongada enfermedad.

Según indicó el organismo por medio de un comunicado, el ministro, de 67 años, “se destacó por una vasta trayectoria en la judicatura y por su incansable labor para incorporar el lenguaje claro en las sentencias”.

Aránguiz nació en Antofagasta el 18 de septiembre de 1953. Realizó sus estudios secundarios en el Liceo Valentín Letelier de Santiago y de derecho en la Universidad de Chile.

Ingresó al Poder Judicial en 1980, ocupando en cargo de secretario del Primer Juzgado del Crimen de Valparaíso. En 1981, fue nombrado juez del Primer Juzgado de Letras de Los Andes y, tres años más tarde, asumió como juez del Segundo Juzgado de Letras de San Felipe.

En 1986, fue nombrado juez del Primer Juzgado del Trabajo de Valparaíso y, en 1988, sirvió el cargo de juez en el Cuarto Juzgado del Crimen de la ciudad puerto.

En marzo de 1989, fue designado fiscal judicial de la Corte de Apelaciones de Coyhaique y, en noviembre de 2000, asumió como ministro de la Corte de Apelaciones de Rancagua, tribunal que presidió en 2001 y 2007.

En diciembre de 2013, Carlos Aránguiz Zúñiga, entonces ministro de la Corte de Apelaciones de Rancagua, fue nominado a la Corte Suprema por el Presidente de la República, Sebastián Piñera, en la vacante producida por el cese en el cargo de la exministra Gabriela Pérez Paredes. En votación unánime, el Senado lo aprobó, asumiendo en el máximo tribunal del país el 28 de enero de 2014. Instancia en la que integró la Cuarta, Tercera y Primera Sala, informaron por medio del comunicado.

Asimismo, la Corte Suprema enfatizó en la figura de Aránguiz como “principal impulsor del ambicioso proyecto de ‘Lenguaje Sencillo’, el que mediante talleres, seminarios, manuales y actividades de extensión buscó promover e implementar un uso del lenguaje comprensible en las resoluciones judiciales”. CHH