ACTUALIDAD LOCAL

INDAP entregó forraje a 120 ganaderos y apicultores de Colina

Es una ayuda ante la escases hídrica que afecta la zona.

El Instituto de Desarrollo Agropecuario (INDAP), entregó forraje para la alimentación de ganado a un grupo de 120 pequeños ganaderos bovinos, caprinos, ovinos y apicultores, vinculados al Programa de Desarrollo Local (Prodesal), en la comuna de Colina.

La actividad se llevó a cabo en la medialuna Santa Filomena, Colina, donde estuvo presente director nacional de INDAP, Carlos Recondo; del Seremi de Agricultura, Omar Sabat; y del director de INDAP Región Metropolitana, Onofre Sotomayor, además de los usuarios beneficiados.

Director Nacional de INDAP, Carlos Recondo 

“Estamos entregando una ayuda parcial para enfrentar la difícil situación de no tener alimentación para el ganado. Si no llueve no hay pradera y si no hay pradera no hay alimentación”, aseguró Recondo, aclarando que no se trata de una solución definitiva para la sequía.

Asimismo, el director de INDAP, agregó que “el propósito de la crianza de caprinos es tener leche para hacer quesos y vender… Nos cuentan que todo eso está muy disminuido, que han visto muy complicado el ingreso familiar y que estas acciones de INDAP los ayudan para enfrentar parcialmente esta situación difícil que están viviendo”.

Hortensia Rosa Meza, criancera caprina del sector de Quilapilún, detalló que INDAP la ha ayudado a tener un conteiner para realizar quesos, pero que le ha costado salir adelante por la escases de agua. “Se les compra pastos y alimento, porque las cabras no se alimentan solo de pasto”.

INDAP dispuso para la Región Metropolitana $164 millones para enfrentar emergencia de escases hídrica. Sin embargo, en la entrega de de forraje para los pequeños ganaderos de Colina se destinaron $13.500.000.

El presidente de la Agrupación de Parceleros Los Canelos en Chacabuco, Ricardo Hidalgo, dijo que los canales no traen agua y se hace difícil la situación para sus cabras y caballos. “El precio actual de un fardo de pasto es de 7.500 a 8.000 pesos. Y el bolsillo de uno no está muy bien; entonces, es una gran ayuda”, además apreció el gesto del Instituto de Desarrollo Agropecuario, debido a que lo ha ayudado a tener riego a técnificado en su territorio.

Por otro lado, Eduardo Jaure Aravena, es un comerciante de quesos de cabra quien sostuvo que la situación es “mala, pa´ todos es mala, porque no llovió en agosto y no hubo pasto. La sequía nos tiene a todos mal”. Jaure tenía 80 cabras y tuvo que vender 60. En tiempo de crisis sólo quedo con 20 animales, pero gracias al cuidado, se lograron reproducir y actualmente tiene 60 cabras.

Es necesario destacar, que la actividad estuvo sujeta a las medidas sanitarias por Covid-19, donde todos los participantes debieron presentar su Pase de Movilidad y utilizar mascarillas. CHH