ACTUALIDAD NACIONAL

Monedas de $1 y $5 dejarán de ser fabricadas y emitidas en noviembre

Entrará en vigencia una norma para el “redondeo” de los pagos en efectivo.

A partir del 1 de noviembre próximo, el Banco Central dejará de emitir las monedas de uno y cinco pesos,  según consigna El Mercurio.

El matutino recuerda que ese día se cumple el plazo de un año determinado por la Ley 20.956, que autorizó al instituto emisor para dejar de fabricarlas, lo que no implica que la desaparición vaya a ser inmediata ni que las monedas vayan a perder su valor: podrán seguir siendo usadas.

“La autorización para dejar de emitir estas monedas se basa en diversos estudios que demostraron un escaso uso y valoración de estas denominaciones, lo que se suma al alto costo de producción que tienen”, que es mayor a su valor nominal, explicaron desde el Banco Central, reiterando los argumentos conocidos en 2016, cuando su ex presidente Rodrigo Vergara propuso dicha medida al Ministerio de Hacienda.

Redondeo obligatorio

La norma incluye una llamativa disposición a la que habrá que acostumbrarse: la obligación de redondear los pagos en efectivo en las cuentas finales que terminen entre el rango de uno y nueve pesos.

Esto operará de manera que los pagos de entre uno y cinco pesos se redondearán hacia abajo, y aquéllos entre seis y nueve se aproximarían hacia arriba.

Este sistema de aproximación se aplicará también a las transacciones en UF y en moneda extranjera que se hagan en efectivo, pero no regirá, sin embargo, para las transacciones con tarjeta de crédito, cheques o transferencias electrónicas, donde el cobro será exacto.

“Beneficia a unos, perjudica a otros”

El presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Manuel Melero, dijo que “abolir las monedas de uno y cinco pesos era algo que debíamos resolver como país”, y comentó que el “procedimiento para terminar con el vuelto de las monedas de uno y cinco pesos en algunos casos beneficia a unos, al mismo tiempo que perjudica a otros”.

Agrega que su implementación no debería presentar mayores problemas, pero para algunos casos, como las compras de bajos montos y por peso -por ejemplo el pan-, sí podría haber inconvenientes que habrá que atender.