ACTUALIDAD NACIONAL

Paul Vásquez por detención en aeropuerto internacional: “Nunca golpeé, nunca amenacé”

Aseguró que los medios se dieron un festín con su caso.

Tras ser detenido por desordenes y agresiones en el Aeropuerto Internacional Arturo Merino Benítez, el pasado lunes 4 de julio, Paul Vásquez, humorista reconocido como “El Flaco”, se refirió a los hechos.

“Tengo que reconocer y toda la gente que me conoce sabe, yo soy un tipo que, como muchos chilenos, muchos humanos, le tiene miedo a volar. Y bueno, no sé si puedo tomarlo como una fobia, pero a mí siempre me ha dado miedo volar después de una experiencia que yo viví arriba de un avión cuando viajamos al extranjero”, comenzó diciendo el comediante.

Luego de lo anterior, explicó qué fue lo que sucedió en el aeropuerto desde su punto de vista. “La situación vivida en el avión fue bastante confusa. Yo sí me tomé dos tragos para subirme al avión, porque de esa manera yo me voy durmiendo cuando son viajes tan largos, como los viajes a Iquique”, relató.

Cuando ya estaba arriba del avión, señaló que le “solicitan cambiarme de asiento, a lo cual yo dije que ‘no’ y se forma una discusión. Y me hacen descender del avión, a lo cual yo accedo. Pero nunca me esperé a que afuera iban a estar tantos detectives esperándome y con la esposas en la mano”.

Al ver tantos policías, el Flaco aseguró que ahí “yo me bloqueé y se me vino encima la situación de que iban a tratarme como delincuente. Y ahí empezó todo el altercado, porque yo resistí que me esposaran. Porque yo les decía que no era un delincuente, que no pasaba nada. Y me bloqueé y ahí empezó todo el forcejeo”.

Por otro lado, se refirió a la forma en la que los medios han cubierto el caso de su detención, aseverando que “el festín que se dieron ayer me hizo recordar los peores tiempos de la farándula. Fue impresionante la cobertura que se hizo”.

El festín que se hicieron algunos programas de decir que yo había amenazada al persona, que yo había golpeado. Nunca golpeé. Nunca amenacé. Por ahí se dieron un festín diciendo que yo había prometido balazos”, recalcó el humorista, agregando que “muchos estarían felices que yo realmente no estuviera rehabilitado”. CHH