ACTUALIDAD NACIONAL

“Reconozco errores comunicacionales”: el mea culpa de la ministra Hernando tras cierre de Ventanas

Asegurá que hay errores en “cómo uno dice y explica las cosas”.

Diferentes declaraciones han surgido de las autoridades tras la confirmación del cierre de la Fundición Ventanas de Codelco en Quintero. Esta vez, fue la ministra de Minería, Marcela Hernando, quien, tras el término del paro nacional de los trabajadores y el acuerdo conseguido con la estatal, se refirió a los hechos.

En conversación con Radio Biobío, Hernando indicó que “estamos muy contentos, ayer ganamos todos. Yo creo que los primeros que ganaron fueron los ciudadanos de Quintero-Puchuncaví con este anuncio que tampoco va a hacer tan abrupto, va a ser un proceso largo que recién se inicia”

Reconozco muchos errores comunicacionales respecto de cómo se dicen las cosas y también míos personales respecto de cómo uno dice y explica las cosas”, aseguró la secretaria de Estado realizando una autocrítica sobre la forma en que se gestó este anuncio.

Esto refiriéndose a la sorpresa que provocó la decisión del directorio de Codelco sobre el cierre de la fundición, ante lo cual la ministra de Minería aseguró que al Gobierno le “habría gustado saber con anticipación.

Por otro lado, Hernando puntualizó que en Chile no se ha invertido “hace décadas en materia de fundiciones y ayer lo decía Máximo Pacheco en la reunión, una cosa que llama la atención, o sea para ellos (Codelco), es que el negocio estaba en la minería, pero no estaba en el ‘Fure’, fundición y refinería. Eso ni siquiera aparecía en las declaraciones estratégicas”.

“Ahora, recién con la última planificación que acaban de hacer este año con la actual administración, aparece ‘Fure’, como una cosa que también es parte del negocio. Entonces, la última fundición que se construyó en Chile y que hoy es privada, Alto Norte, se construyó el año 93′ y la mayoría de las otras son de la década de los 60′”.

Finalmente, se refirió a la paralización de todas las divisiones de la cuprífera, afirmando que “estuvieron paralizados los dirigentes, pero desde el punto de vista de si funcionaron o no funcionaron las faenas, funcionaron con menos gente. No se pararon las máquinas”. CHH