ACTUALIDAD NACIONAL

Sacerdote chileno acusado de abuso sexual en Hogar San Ricardo, es denunciado por el mismo delito en Argentina

Alumno de colegio en Buenos Aires afirmó que el sacerdote le habría tocado el trasero en dos oportunidades, además de haber tenido conversaciones incómodas con él por redes sociales.

El sacerdote chileno, Nelson Jerez, fue acusado de abuso sexual en el Hogar San Ricardo, del que es ex director, y ahora se le acusa del mismo delito pero en Argentina.

El Hogar San Ricardo, perteneciente a la Fundación de la Obra don Guanella, emitió un comunicado en el que informó que recibieron información sobre supuestos abusos sexuales ocurridos en dependencias de la congregación, los cuales serían constitutivos de delitos, tanto en el ámbito civil como canónico.

Jerez, uno de los involucrados, fue trasladado a Argentina luego de recibir las denuncias por “presunto abuso sexual en contra de menores residentes, extorsión, abusos y malos tratos al personal”.

Estas denuncias se suman a maltratos e irregularidades cometidas en el hogar San Ricardo -que recibe a adultos y menores con discapacidad intelectual y física severa- con relación a algunas actas de defunción. Además, mantiene denuncias por manejar en estado de ebriedad.

Al otro lado de la cordillera, Jerez recibió también una denuncia en su contra, esta vez por un alumno del Instituto San José de Liniers, en Buenos Aires, que dijo que el sacerdote le habría tocado el trasero en dos oportunidades, además de tener conversaciones incómodas con él por redes sociales.

Este hecho ocurrió el pasado 13 de julio, cuando el denunciante estaba junto a otros jóvenes preparando empanadas para un evento solidario. Fue ahí cuando, cerca de las 12 de la noche, el sacerdote, Nelson Jerez, bajó en estado de ebriedad donde se encontraba el grupo.

“A las 12 de la noche, Nelson Jerez bajó de su habitación en un estado alcohólico bastante intenso y comenzó a hacer chistes a los chicos del grupo, de los cuales tres eran chicas mayores, un chico mayor, seis chicos menores y yo. A las chicas les dijo en ‘broma’ que iban al Grupo Misionero para estar conmigo y verme porque soy un pibe lindo. Después toqueteaba a los chicos (el pelo, los hombros) y constantemente se acercaba a mí y me hablaba”, contó el menor al periódico argentino.

“En esos momentos lo sacaba, pero no me podía ir del lugar porque estaba cocinando. Luego de cierto punto, comenzamos a pedirle a Nelson que se fuera a dormir, de todas las maneras posibles. Todos los chicos estaban incómodos con lo que pasaba”, siguió.

“Riéndose se acercó y me agarró fuertemente del culo. Mis compañeros del grupo lo vieron y se acercaron, pero en el medio de esa situación, volvió a pasar y me agarró nuevamente el culo… Yo estaba muy nervioso y me quería ir, porque me sentía muy mal, pero no podía porque estaba con los chicos y necesitábamos terminar de cocinar”, agregó el alumno denunciante.

Luego de esto, los apoderados pusieron una denuncia a las autoridades y el colegio emitió un comunicado que indica que decidieron “separar al sacerdote de toda responsabilidad y tarea, hasta tanto el tema sea debidamente aclarado”. Sin embargo, los padres de alumnos indicaron que sólo será apartado por 90 días. CHH