ACTUALIDAD LOCAL

Trabajadores del Colegio Santa María de Guadalupe continúan movilizados

Los docentes llevan 17 días en huelga con un petitorio que incluye mejoras en la infraestructura del recinto y administrativas.

Fotos: Chicureo Hoy

Durante la jornada de este viernes, los trabajadores del Colegio Santa María de Guadalupe de la Fundación Mano Amiga, ubicada en La Inmaculada Concepción n° 519 comuna de Colina, vuelven a manifestarse exigiendo mejoras tanto para los profesores como para los estudiantes.

Llevamos 17 días en huelga, seguimos con la misma postura, ya que tenemos problemas con déficit estructurales dentro del colegio, situación que ya no da más abasto. Los docentes de educación física no tienen un techo ni un lugar acondicionado para hacer las clases y hay salas que están sin terminar”, señala una de las funcionarias del recinto a Chicureo Hoy.

Asimismo, detalla que hace algunas semanas mantuvieron una negociación donde se les ofreció un aumento de sueldo, pero pagado en bono de locomoción y colación de un monto de 2.500 pesos, además de un día libre, lo que comenzaría a regir desde el próximo año.

Sin embargo, el petitorio abarca 37 problemáticas que tiene el establecimiento educacional y que apuntan a la infraestructura como mejoramiento de salas y baños, además de mayores herramientas para limpieza del lugar y temáticas administrativas.

Por su parte, uno de los apoderados que se manifiesta en el lugar, Víctor Sánchez, afirmó que “nos estamos manifestamos como apoderados, porque no logramos entender que hayan 17 días de huelga de parte de los profesores. Nosotros somos neutros, no estamos ni con los profesores ni con la fundación, solo queremos que nuestros hijos vuelvan a clases y tengan una educación digna”.

En ese sentido, detalló que participaron de una reunión donde estuvo parte de la directiva, pero “no tuvo ninguna salida, no hubo ningún acuerdo ni un cese de parte de la fundación ni de los profesores“.

Por otra parte, Katherine Gajardo, también apoderada, afirmó que está apoyando “a los profesores para que se dejen de vulnerar los derechos de todos los alumnos“.

“Mi hija no tiene privacidad en el baño”, detalló la apoderada, haciendo hincapié en los problemas estructurales que tiene el recinto estudiantil. “Hacen educación física a más de 30°C de calor y los alumnos almuerzan en un toldo, porque no tienen casino. Hay un montón de carencias“, complementó. CHH