MUJER

“La abeja sorora”: Nueva especie de abeja nativa fue bautizada en honor a mujeres científicas

“Xeromelissa sororitatis” es el nombre científico con el que se dio a conocer el insecto.

Fotografía: Patricia Henríquez-Piskulich

Este fin de semana se dio a conocer una nueva especie de abeja nativa. El insecto polinizador fue encontrado en el sector de Farellones por la científica Patricia Henríquez-Piskulich, Magíster del Instituto de Entomología de la UMCE. La especie fue nombrada en honor a las mujeres que trabajan en la ciencia con el nombre de “Xeromelissa sororitatis” o “de la hermandad”.

La investigadora aclaró que las mujeres que se dedican a la Entomología, son pocas. Por lo mismo, el descubrimiento es de gran importancia para la representación del género en el área.

“A pesar de que cada día un mayor número de mujeres entra a la universidad a estudiar STEM, en la actualidad sólo un 17% tiene posiciones de liderazgo tanto en la academia como en el sector privado”, mencionó Henríquez-Piskulich.

“La necesidad de que un mayor número de mujeres trabajen en STEM va más allá de que exista paridad de género, son cruciales en aquellas áreas donde tomar una decisión puede tener un impacto sobre la vida de las personas, sobre todo si consideramos que las mujeres representan a la mitad de la población”, acotó.

La investigación resaltó por su aporte con la lista más actualizada de abejas de la zona. “La nueva especie de abeja nativa fue encontrada durante el trabajo en terreno de una investigación, que ya fue publicada en el 2018, y que buscaba ver cómo los ensambles de abejas se ven afectados por cambios en su hábitat provocados por el humano (introducción de plantas exóticas, construcción de áreas urbanas)”, especificó la científica sobre estos insectos, los que enfrentan amenazas para subsistir.

De acuerdo a la especialista, el estudio permitirá “categorizar organismos para que sea más fácil comunicar su información biológica. Facilita su estudio y nos permite entender las interrelaciones entre diferentes grupos”.

“Todas las áreas de la biología dependen de una forma u otra de la taxonomía. Si las especies no se describen, no hay forma de comunicar su historia de vida, y tampoco es posible determinar su estado de conservación”, cerró. CHH