ACTUALIDAD NACIONAL

CLC confirma que otras cuatro personas recibieron la “tercera dosis” de la vacuna contra el Covid-19

El recinto aseguró que dichos casos fueron debidamente apuntados en el Registro Nacional de Inmunizaciones.

Este martes, la Clínica Las Condes (CLC) entregó su versión de los hechos a modo de respuesta ante el sumario sanitario que inició en su contra la Seremi de Salud Metropolitana, luego de que se confirmara que el presidente del directorio del recinto, Alejandro Gil, había recibido una tercera dosis de la vacuna contra el Covid-19.

Según se informó, a Gil, de 73 años, se le administró una dosis extra de Pfizer, debido a que -tal como la misma clínica detalló- es considerado “una persona con alto riesgo de contagio y variadas preexistencias”, quien, luego de recibir las dos dosis del fármaco, “registró un resultado inferior al mínimo para considerar la existencia de inmunidad. En razón de lo anterior, y por expresas instrucciones de su médico tratante, se procedió a vacunarlo nuevamente”.

En esta oportunidad, la CLC respondió ante el Gobierno y sentenció que, “a raíz de los hechos acusados en el sumario sanitario, la clínica analizó todos los antecedentes relativos a los distintos EPRO (Errores Programáticos en la Plataforma de Vacunación) que han ocurrido en sus dependencias. Producto de ello se han detectado cuatro EPRO que fueron debidamente informados a la autoridad sanitaria, en los cuales se aplicaron tres dosis de vacunas contra el Covid-19”, tal como consignó La Tercera.

Lo anterior implica que Gil fue efectivamente vacunado con una tercera dosis, pero las enfermeras lo apuntaron como un EPRO en el Registro Nacional de Inmunizaciones, junto a los otros cuatro casos, que sucedieron en marzo y abril de este año.

Ante esto, la CLC argumentó que el Gobierno “ante casos análogos, ha obrado en forma diametralmente opuesta en el ejercicio de su potestad pública”, lo que “parece injustificado e incomprensible cómo para los casos de EPRO de marzo y abril de 2021 la autoridad no inició sumarios sanitarios, pero, ahora, cambia radicalmente de opinión y sin mayor fundamento inicia un procedimiento sancionatorio”. CHH