ACTUALIDAD LOCAL

Desconocidos vulneraron sesión de Google Meet de colegio de Colina y compartieron material pornográfico

Por medio de un comunicado, el establecimiento informó que se interpuso una denuncia en la Fiscalía Local de Colina.

El pasado lunes 10 de agosto, una clase online de un colegio de Colina sufrió lo que se denomina como “zoombombing”, es decir, desconocidos, vulnerando el sistema, ingresaron a la sesión que se estaba realizando a través de Google Meet, y compartieron material pornográfico y grosero.

Así lo confirmó el Colegio San Antonio de Colina por medio de un comunicado, donde señalaron, el pasado martes, que “en la clase virtual realizada en el día de ayer, a través de una reunión Meet de Google, dos usuarios solicitaron acceso usando el nombre de dos estudiantes del curso a la clase mediante cuentas de correo electrónico no oficiales, contestando de forma grosera a la profesora en un primer momento, y luego compartiendo en pantalla un video pornográfico”.

El documento señala que tras lo anterior, y de dar la instrucción inmediata de desconectar las sesiones, el colegio determinó “interponer una denuncia en la Fiscalía Local de Colina, para que este ente persecutor investigue la posible existencia y participación de un adulto en el delito establecido en el artículo 366 del Código Penal”.

Asimismo, el documento indica que el establecimiento comenzará una “investigación de Convivencia Escolar, acorde al Protocolo de Clases Virtuales y en concordancia con el Reglamento interno”.

En tanto, afirmaron que, a fin de que la situación no vuelva a repetirse, se “ha instruido a los profesores a que solo permitan el ingreso de los estudiantes a través de sus cuentas institucionales”, agregando que “lo anterior nos permitirá tener un mayor control”.

¿Son seguras las videollamadas?

De acuerdo a lo indicado por Andrés Gallardo, director de Desarrollo Desafío Latam, a CNN, las videollamadas en general son seguras, ya que cuentan con “sistemas de encriptación, lo que significa que nadie puede leer la información mientras fluye en Internet“.

No obstante, lo que a veces puede hacerla insegura es la propia acción del usuario, generando que “un externo se meta a la videollamada, mande pornografía o insulte a la gente, es un estándar. Pasó con Zoom, por eso le llaman zoomboombing. En este caso, seguramente alguien tenía acceso al link de la clase”, comenta.

En esa línea, el Equipo de Respuesta Ante Incidentes de Seguridad Informática (CSIRT) entregó al citado medio una serie de herramientas para evitar que las video llamadas sean vulneradas:

  • No entregar el control de la pantalla compartida: restringir que los participantes tomen control de la pantalla en un evento, evitará que se compartan contenidos no deseado con el resto de los participantes.
  • Permitir solo participantes registrados: la inscripción de los participantes permite tener un control de los asistentes.
  • No grabar las reuniones: se pierde la encriptación de la comunicación de extremo a extremo. CHH